jueves, 22 de diciembre de 2016

LOS ESCRITOS.... ARBOLITO DE NAVIDAD



LOS ESCRITOS DE ROLANDO
La Mesa del Café - Folkore
publicado en la página webb TODOTANGO

-ARBOLITO DE NAVIDAD-
rolandomoro 12/12/2016
La tradición marca que los ocho de diciembre se debe “armar” el arbolito de Navidad, donde se colgarán los regalos del Niño Jesús al llegar la Nochebuena.
Chicos embobados e igualmente confundidos, con la pléyade de ofertas plásticas con lucecitas de colores, de los últimos “héroes” que impone la televisión y los mercados de consumo.
-¡¡Yo quiero el spiderman grande abuelo!!
-Yo el Minecraft con el hombre negro.
-¡¡Yo el supermario!!
-¡¡Abu, abu, yo pido que me traiga tres zombies!!
“LOS PARIO CON ESAS COSAS QUE CONTAMINAN A MIS NIETOS QUERIDOS. Y YO- VIEJO BOLUDO- SE LAS COMPRARÉ POR VERLOS FELICES, Y CON CUYAS ALEGRÍAS TAMBIÉN YO LO SERÉ”
Me retrotraen los tiempos a la niñez en la comarca, donde también aquellos chicos sin tener casi nada, eran felices. La falta de caminos fiables, pocos negocios donde adquirir insumos, lluvias torrenciales que se dan en esa época, falta de dinero. Hallaban a las familias numerosas, tanto de inmigrantes, como de criollos, en la necesidad de festejar el nacimiento del Señor.
La mayoría de “nuestros” hermanos, sentían la imperativa necesidad de continuar con la tradición religiosa.
Crecimos en contacto con la naturaleza y ella brinda todo lo necesario para ser felices. Los pichones de pajaritos, el nacimiento de un ternero, los pollitos de la gallina madre. El cariño de las mascotas del campo; fuese un burrito, una oveja, el perro, o un chivito. Los pavos a los cuales corríamos, el nacimiento de las flores silvestres, tal vez las mojarritas de la laguna, nada faltaba en ese medio si lo sabíamos ver con los ojos del alma.
En aquellas escuelas del campo nos enseñaban los maestros a fabricar nuestros arbolitos. Los mayores aportaban un arbolito frondoso, que se ubicaba dentro de una lata que funcionaba como plantero a la cual se la pintaba con cal. Los chicos-siempre numerosos-fabricaban con espejitos, pegando arena, semillas, arroz, kafir, mijo u otra semilla, dibujitos pegando todo con engrudo.
Las pelotitas eran imposibles de comprar, por ello se la fabricaban de la siguiente forma: Se inflaban globitos o chupitas y sobre ellas pegábamos papel-capa sobre capa-tipo cartapesta. Luego se desinflaban los globitos y ya teníamos las bolas de navidad. Se le pegaban-también con engrudo-un hilo del cual colgarían. Para finalizar se las decoraban con papel de regalo, celofán o papel de aluminio de los atados de cigarrillos.
Si se carecía de globos, hacíamos bolas de barro que una vez secas nos servían de moldes. Luego con hojas de afeitar usadas, las dividíamos en dos partes para pegarlas después, nuevamente con engrudo y decorarlas.
Llegada la noche buena se colgaban TODOS los juguetes existentes en la casa y el abuelo-generalmente era así-colocaba uno o dos foquitos en medio del ramaje, alimentados por una batería.
La carencia de “medios”, como poseen muchos chicos de hoy, no deterioraba en nada la alegría de fecha tan apreciada.
Podemos ser felices y debemos enseñar a serlo. Es y será la lucha contra el impiadoso mercado de consumo.
Abrazón


LOS ESCRITOS DE ROLANDO
La Mesa del Café - Folkore
publicado en la página webb TODOTANGO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada