viernes, 14 de diciembre de 2012

-ANA SCHNEIDER DE CABRERA, COMPOSITORA

Un día como hoy... 14 de diciembre... pero de 1890... nacía
ANA SCHNEIDER DE CABRERA 
..................................................
 
14 de diciembre de 1890 – 15 de mayo de 1970
Nombre completo: Schneider de Cabrera, Ana 
GUITARRISTA Y COMPOSITORA.

Nació en Simoca, Provincia de Tucumán y fue de la misma generación a la que pertenecieron la famosa escultora Lola Mora y la destacada poeta, escritora y cantante, Alma García. 

Conforme León Benarós, su ascendencia europea «en nada fue obstáculo para una identificación total con lo nativo, lo que por otra parte como argentina, sentía hondamente».

  Fue guitarrista y compositora de temas folclóricos y tangos, utilizando en algunas ocasiones, el seudónimo “Anastasio Leiva”. Además, en su estadía en la ciudad de Córdoba estudió clásico con el célebre guitarrista español Andrés Segovia.

En reconocimiento a su experiencia, el Ministerio de Instrucción Pública la destinó a Europa, en 1926, para dar conciertos y conferencias explicando la música argentina y americana, luciéndose en Madrid y en la Sorbona de París.
Durante su trayectoria compartió escenario con figuras de la talla de Andrés Chazarreta y Atahualpa Yupanqui.

Estuvo presente en los inicios de nuestra radiofonía y grabó para el sello Odeon.

En su juventud compuso varios tangos, alguno de los cuales fueron editados por las casas Breyer y Ortelli: "De ida y vuelta", "Pero has visto che", "Zinny", "Te quiero mucho mi negro", "Avisame si te gusta", "Tan churito", "El 18 de infantería", "¿Cómo se llama?", "Aroma criollo", "Es dulce tu boquita", "El 42 (Mi patroncito)", "La parejita".


Fue una verdadera embajadora que promocionó nuestro arte nativo y, con su talento, aportó una obra valiosa al acervo cultural y musical argentino. Como si esto no bastara, además hizo música ciudadana.

Fuentes:
-Veniard, Juan María: en “Antología del Tango Rioplatense - Desde los comienzos hasta 1920.”, 
Apéndice 4 “Principales autores e intérpretes”, 
-Instituto Argentino de Estudio Sobre el Tango - 
-Instituto de Musicología Carlos Vega, Buenos Aires 1980.
-Ferrer, Horacio: "El libro del tango", Antonio Tersol Editor. Barcelona, 1980.
-García Martínez,Héctor: Crónica en Cuadernos de difusión del tango de Salvador Arancio.

fuente: TODOTANGO.
.....................................

Nota de LA NACION
Sábado 18 de febrero de 2006 | Publicado en edición impresa

Rincón gaucho
Una voz perdurable de la música criolla
El talento de la compositora, investigadora e intérprete  
Ana Schneider de Cabrera es hoy revalorizado

Su prestancia y su elevado nivel cultural descollaban donde se presentaba. Cantante, guitarrista, compositora, investigadora, conferencista, también escribió para diarios y revistas del país.

Colaboradora de LA NACION allá por los años 30, en estas páginas publicó notas sobre el guitarrista español Andrés Segovia. ¡Cuánto hizo esta bella y talentosa tucumana! Sin embargo, su obra actualmente se desconoce. Ana Schneider de Cabrera era su nombre completo. Descendiente de alemanes, había nacido en Simoca, Tucumán, el 14 de diciembre de 1890.

León Benarós, refiriéndose a ella, sostuvo que "su ascendencia europea en nada fue obstáculo para una identificación total con lo nativo, lo que, por otra parte, como argentina, sentía hondamente suyo".

En Simoca se nutrió del alma nativa, escuchando antiguas leyendas, coplas y el canto de los indios y mestizos. Una criada de la casa le enseñó quechua y el bailarín Hipólito Lobo, danzas nativas.

Cuando era adolescente, la familia se estableció en Córdoba. Una afección a la vista la dejó ciega a los 14 años. En un reportaje que le hizo Josué de Quesada, refiriéndose a ese momento triste de su vida, recordaba: "Se hizo noche en mi alma y con esa dulce y beatífica resignación de ciegos canté por no llorar. Mis dedos torpes entonces hallaron a tientas el sonido y mi voz temblorosa tradujo las canciones. Después, quiso el buen Dios que mis ojos volvieran a la luz. Habían transcurrido tres años, pero mi vida estaba ahí. La guitarra había sido para mí un lenitivo, y ahora, que el mundo me ofrendaba sus bellezas, no quise dejarla. Por eso canto".

Comenzó a estudiar guitarra en Buenos Aires con el maestro español Hilarión Leloup. Luego se perfeccionó con Andrés Segovia.

Dotada de un rico timbre vocal, cultivó el canto criollo difundiéndolo por el país y el exterior. En Europa actuó ante reyes, condes, princesas y público en general.

En 1925, junto con el pintor Alfredo Guido y el pianista y compositor santiagueño Manuel Gómez Carrillo, dirigió en el Teatro Odeón la Compañía Arte de América, donde cantaba, disertaba y pasaba películas sobre motivos norteños.

Fue la segunda en difundir las expresiones de esa región en un teatro porteño. La primera fue en 1921, cuando Andrés Chazarreta, llegado de Santiago del Estero, debutó en el Teatro Politeama de Buenos Aires con su Compañía de Cantos y Danzas del Norte Argentino. Estos acontecimientos fueron muy significativos debido a que en ese entonces en la Capital Federal de cada tres habitantes dos eran extranjeros europeos y uno argentino.

El periodismo de entonces comentó acerca de aquellas presentaciones de Cabrera, entre ellas la del Odeón: "Recuerda con viva emoción la noche de 1925 en que Alberto Einstein, durante su estada en Buenos Aires, la felicitó en un palco del Politeama. El matemático, tan sensible a la música, quería tocar en su violín piezas nativas por su semejanza con la música de Bach. A la noche siguiente la Compañía de América, de arte folklórico, dio una función en su homenaje" (art. cit). El reconocimiento de Einstein lo conservaba en una carta que le enviara posteriormente, felicitándola por su labor.

Un año después el Ministerio de Educación la envió a Europa en misión cultural, dio conferencias, recitales y clases de música en la Universidad de la Sorbona de París. El Instituto de Fonética y Archivo de la Palabra de la Sorbona grabó sus recitales y conferencias.

De regreso al país anduvo de Tucumán a Cuzco, investigando las antiguas culturas de esta parte de América del Sur. El fruto de esas observaciones lo volcó luego en un libro: "Rutas de América" (1941).

De Tucumán a Europa
En 1927 volvió a Europa, visitó Francia, España e Italia. Atahualpa Yupanqui, refiriéndose a este acontecimiento, sostuvo: "En esos tiempos, una tucumana hacía su segundo viaje a Europa, llevando a los salones aristocráticos la canción criolla. Era Ana S. Cabrera, fina dama, hábil guitarrista; caminó los más claros senderos del canto popular".

"Una noche, en la primavera de Europa, la rodearon reyes y condes, princesas y nobles caballeros. Fue en el Palacio de la Alambra, en Granada, donde realizó su concierto a invitación de Alfonso XIII. Estoy seguro de que esa noche estuvo presente allí una reina que superaba en linaje y calidad a todo el auditorio: la Zamba, la danza mas hermosa de nuestro país argentino" (libro "El Canto del Viento"- 1965).

Casada en segundas nupcias con Octavio Palazzolo, fundador de la Asociación de Periodistas de Buenos Aires, juntos redactaron el Estatuto del Periodista. Hasta edad avanzada trabajó sin pausa, colaborando en el periodismo.

En sus últimos años se la veía llegar a la vieja sede de Radio Nacional para entregar sus colaboraciones a la revista del organismo o grabar audiciones.

Con la humildad de los grandes se fue calladamente de la vida en Buenos Aires el 15 de mayo de 1970. El silencio pesa sobre su nombre, pero se mantiene en la historia por la magnitud de lo aportado que nos conecta a las raíces ancestrales de nuestro ser americano.

El autor es coautor del Diccionario del Quehacer Folklórico Argentino .
Por Héctor García Martínez
Para LA NACION 
...............................
ANA SCHNEIDER DE CABRERA
foto de LA GACETA DE TUCUMAN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada